Review: Glycine Combat Classic Moonphase GL0193

La última incorporación a mi colección ha sido este Glycine Combat Classic Moonphase. Siempre me ha gustado este tipo de complicación, cuando era pequeño recuerdo que mi padre llevaba un reloj de cuarzo que la tenía y creo que aquello se me quedó grabado, y aunque no es de mucha utilidad hay que reconocer que es muy bonita. Hay algunos relojes con fases lunares preciosos como este Christopher Ward o este otro Schaumburg pero no son nada asequibles, bueno de hecho no es una complicación que salga nada barata salvo contadas excepciones.
Si no queremos dejarnos un ojo de la cara, yo sólo conozco 3 opciones para tenerla, buscar un sencillo reloj de cuarzo con ella, optar por un calibre Seagull o si la quieres con un calibre mecánico suizo que tengas la oportunidad de acceder a uno de estos Glycine que aunque su PVP pasa de los mil euros suelen salir a menudo en la web de Drop por un fracción de ese precio. Sin más dilaciones pasamos a ver sus características y seguimos a continuación:


Vista general del Glycine

Características

MARCA Y MODELO: Glycine Combat Classic Moonphase GL0193

Movimiento/Calibre: Calibre automático suizo Sellita SW280 a 28800 bph, 26 jewels y 38h de reserva de marcha

Caja: Acero 316L con acabado cepillado y brillo. Fondo ciego visto

Esfera: Azul

Dimensiones:
– Diámetro: 36 mm de diámetro sin corona
– Grosor: 11,5 mm
– Peso: 60 g

Cristal: Zafiro
Calendario: Sí, a las 3
Sumergible: 5 ATM

Correa/s: Brazalete de acero

Presentación: Caja de cartón y documentación

Accesorios:

Documentación:
– Garantía:
– Fecha de la compra: Septiembre 2020
– Procedencia del reloj: De segunda mano, más info del reloj en glycine-watch.ch

PRECIO: 1225€ PVP, aunque podéis conseguirlo online a un precio inferior cuando salen en drop.com


Es un poco confuso que Glycine haya incluido este reloj en la línea Combat aunque sea con el apellido de Classic, con ese nombre a uno le viene a la cabeza el Combat Sub que son los diver o a los field watch que tiene la marca. Quizá sea por compartir la numeración en los índices con un reloj militar le venga el nombre, como veremos más adelante en el apartado del dial, aunque lo cierto es que está más cerca de un reloj de vestir pero con un estilo que lo hace muy apropiado para usarlo a diario.
Tampoco nos debe extrañar esta forma de actuar porque Tudor sin ir más lejos también hace algo parecido, engloba gran parte de sus relojes bajo el sobrenombre de Black Bay que es el que más ventas le proporciona y no todos ellos son diver, por ejemplo el Black Bay 36mm.


Un aspecto más del que quiero hablaros antes de empezar la revisión es el tema del logo. En mi Combat Sub que revisé hace unos meses aparece el que en teoría era el nuevo logo (el de la derecha) pero en este Moonphase vuelve a aparecer el antiguo (el de la izquierda) y es que Glycine ha tenido problemas de derechos con sus logotipos. Armani le denunció por tener similitudes con el suyo y ganó el litigio (os dejo un LINK con más info sobre el tema).
Así que si tenéis un reloj con el logo de transición que ya ha sido retirado tenéis una rareza, pero cómo estamos hablando de un Glycine y no de un Rolex se queda simplemente en una mera anécdota. Ahora pasemos a ver los distintos apartados del reloj.

Caja

La caja está realizada enteramente en acero 316L, el acabado es cepillado en la zona frontal y pulida en los laterales y de nuevo pulida en el bisel liso que rodea al cristal de zafiro abombado, un cristal que por cierto carece de antirreflejos.

El diámetro del reloj es de 36mm, con un grosor de 11,5mm y un Lug2Lug de 42mm. Un tamaño muy comedido para los estándares de hoy en día pero perfectamente llevable, se siente en la muñeca para que os hagáis una idea cómo un Seiko 5 o un Datejust. Existe en caso de que vuestra muñeca lo requiera y lo necesitéis más grande la versión de 40mm, pero la de 36mm considero que es suficiente siempre que vuestra muñeca sea menor de 17cm.
La corona que es sin roscar, tiene un tamaño acorde al reloj, es estriada para facilitar su manejo y cuenta con el logo de la marca grabado, además se encuentra protegida de golpes por los guardacoronas que sobresalen de la carrura del reloj.
En cuanto a la trasera, es roscada y vista, con lo que podremos admirar el funcionamiento del calibre del que pasamos a hablar en el siguiente apartado.

Calibre

El calibre es un Sellita SW280 suizo, un movimiento de la familia de los SW200 que son los que a su vez se basan en los ETA-2824. Cuenta con la complicación de fases lunares, trabaja a 28800bph, su reserva de marcha es de 38h y tiene 26 jewels. Además cuenta con paro de segundero y acepta carga manual.
La unidad que tengo ha venido muy bien ajustada, en 10 días ha adelantado 20” con lo que promedia unos fantásticos +2”/día, de los relojes más precisos que tengo. Si queréis saber más sobre este SW280 os dejo un LINK a la documentación del fabricante.

Esfera y agujas


El dial de este versión es el de color azul (los hay también en blanco, negro y gris como podéis ver en la animación superior), los tonos varían notablemente según incide la luz sobre la esfera, el abanico va desde un azul oscuro casi negro cuando hay poca, un azul marino en condiciones normales y un azul cobalto con acabado rayos de sol a plena luz del día. Tenía mis dudas a la hora de elegir el dial entre el blanco y el azul pero creo que he acertado de pleno porque me encanta la riqueza de tonalidades que es capaz de mostrar.
Además el protagonista absoluto del reloj que es la fase lunar también es de color azul con lo que se integra perfectamente en la esfera. La luna y las estrellas son en color plateado y van a juego con el acero de las agujas y el resto del reloj. La fase lunar se muestra a las 6 con un disco en el que se muestra el momento de la lunación o también llamado mes lunar, para lo cual dicho disco va girando durante los 29 días y medio que duran estos ciclos.
Quizá hubiera sido más apropiado que el fechador en vez de blanco fuese con fondo azul para coincidir con el tono del dial, nada grave incluso a lo mejor la legibilidad de la fecha saldría perjudicada.

Por su parte las agujas son rectas y pulidas y se hace muy fácil leer la hora ya que contrastan muy bien. En la parte interior disponen de una pequeña zona con lumen que junto al que tienen los índices permiten leer la hora en la oscuridad, aunque sólo en los primeros momentos ya la duración del mismo no destaca.
Tanto logo, numerales y los demás textos están impresos. El único aspecto del reloj que me hace recordar un reloj militar como comentaba al principio es la escala interior en 24h y la exterior para los minutos.

Correa

Uno de los apartados que más gratamente me ha sorprendido del reloj es el brazalete. Es de acero macizo tanto los endlinks cómo los eslabones que están unidos entre sí por pasadores. Tienen una disposición que recuerda a los jubilee de Rolex, cada eslabón está compuesto por 5 piezas y se intercalan una cepillada y una pulida sucesivamente. La comodidad es francamente buena, para que os hagáis una idea los eslabones están articulados e incluso pueden montar unos encima de otros con lo que se adapta muy bien a la forma de la muñeca.

El cierre es de tipo mariposa es completamente macizo y queda oculto en la zona interna pegado a nuestra piel y tan sólo quedan a la vista los pulsadores situados a cada lado y el logo grabado en el eslabón central.

Presentación

La presentación del reloj es acorde a la que se puede esperar de un reloj suizo que digamos es de la gama de acceso. Una caja externa de cartón protege a la interna dónde nos viene el reloj y junto a él la documentación y los manuales. Una caja bastante correcta aunque sin grandes alardes.

A destacar

· El reloj suizo automático con fases lunares más económico que podéis encontrar
· El color azul del dial es todo un acierto
· El brazalete me ha sorprendido gratamente

A mejorar

· La ausencia de antirreflejos en el cristal
· El lumen podía ser un poco más potente
· El precio oficial en Europa es demasiado alto

Conclusión

Este Glycine es una de las formas más accesibles de conseguir un fases lunares y además con la calidad que se le presupone a un reloj suizo. Si somos capaces de encontrarlo a precio de outlet, obtendremos por menos de 500€ un calibre suizo automático con fases lunares, cristal de zafiro, trasera vista y una construcción en acero tanto de la caja como el brazalete muy satisfactorias.
Sin embargo su precio oficial es de 1320 CHF (unos 1225€) y aunque es un gran reloj, muy difícilmente me plantearía su compra en esas condiciones. Nunca he entendido muy bien esa estrategia que siguen algunas marcas de inflar sus precios para luego hacerles descuentos agresivos y hacer creer al cliente que se están llevando una ganga.
Glycine debería poner unos precios más realistas a sus productos ya que con unos precios de partida más bajos y con la calidad de sus relojes (habló también por el Combat Sub que tengo) podría competir de tú a tú con marcas como Hamilton o Certina por citar un par y creo que sus ventas serían mejores que siguiendo la estrategia de precios más altos y grandes descuentos.

Fotos


Otra imagen del Glycine Moonphase


Vista de perfil del reloj con la corona en primer plano


Desde el lado opuesto


Foto de la parte posterior donde podemos apreciar los endliks macizos y como articula el brazalete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .